Una calle sin hablar



En la esquina de Avenida de Mayo y Rivadavia, sobre la plazoleta, ayer a las siete de la tarde se juntaron unos veinte tipos. No cantaban, sólo aplaudían con ritmo regular y mostraban a los transeúntes unos pocos carteles. Inocente, me acerqué.

“Basta de muertes”, decía una cartulina blanca sostenida por una cincuentona de pantalón ajustado. Esto es genial, ¡una marcha por la inmortalidad! No he visto causa más digna y poética - pensé. ¡Tremendo rubia! Somos seres para la muerte, no hay injusticia más grande, ¿dónde firmo?

“Nos están matando”, expresaba otro cartel. Ah, no… pará la mano. Esto no es poético, es literal. ¡Los están matando acá mismo! Con razón son tan pocos. Eran cien, les mataron ochenta, quedaron estos veinte. Esto es terrible, pobres tipos. Amigo, ¿quiénes los está matando? ¿Dónde están los ochenta cadáveres? ¿Por qué no huyen?

Seguridad, seguridad, seguridad”, señalaba insistente la última pancarta. Ah, ya entendí. Perdón, estoy un poco confundido. Permiso, permiso, me tengo que ir.

Ramos Mejía, puta triste del conurbano, que mal te queda la pilcha cuando te disfrazás de Palermo.


* A falta de una foto actualizada, contamos con esta imagen de la misma esquina en 1930.

6 comentarios:

Carolina :: dijo...

¿Pero cómo fue entonces lo de esa pobre gente? ¿Mataron 80 personas en pleno Ramos Mejía, un barrio tan lindo y familiar? Avísenme porque yo vivo por ahí. Mucha noche, mucha droga, todavía hay chicas que no exigen que les destapen la botella delante de ellas y después termina pasando cualquier cosa…

Pero, sobre todo, lo que se ve bastante en Ramos últimamente, y creo que ese es el mayor problema, son esas rubias cincuentonas de pantalón ajustado y esos señores panzones con mocasín de carpincho y cuenta ganado atado al cinto (que les debe servir para enumerar los dogos que tienen en la casa). Se olvidan estos vecinos que Ramos queda en La Matanza y que a 10 minutos en el Sarmiento hay barrios que no tienen colegios con cuotas de $1000 y un sushi bar cada 3 cuadras.

Muchos retrucan “te tiene que pasar a vos para poder hablar”, yo les diría que “para poder hablar hay que saber lo que es pasar hambre”.

JADE dijo...

PASATE POR HTTP://JADE-NOCTAMBULO.BLOGSPOT.COM AHI VAS A VER IMAGENES CRUELES DE UNA SOCIEDAD QUE HA DESPILFARRADO SERES INTELECTUALES QUE AHORA, EMERGEN EN CUALQUIER MANIFESTACION... ESE ESPACIO TE PUEDE LLEGAR A MATAR... COMO EN RAMOS MATARON 80 PERSONAS...
CUIDADO CON LA FUGA DE CEREBROS EH!!!
ABRAZO GRANDE!!!

leticia dijo...

lindo relato.

rivito dijo...

la lucha contra los sustantivos!

Dandarah dijo...

Ya estas entre mis favoritos! Besos!

Talita dijo...

Sí, sì... Por fin estoy leyendo su blog! Y por ahora me viene gustando...y eso que sólo leí esta entrada... Una marcha contra la inmortalidad, me uno!
Felicitaciones!